Fahrenheit 451, un libro incombustible

Para @marianne00 y @libreros, seguidores en Twitter que indirectamente inspiraron esta entrada.
Los libros son personas, no libros:
cada vez que abres un libro, la persona salta fuera y se convierte en ti.

El sábado 16 de abril revisaba en El País la noticia de la aparición de la versión gráfica de ‘Fahrenheit 451’ de Ray Bradbury y lo tuitié inmediatamente, después recordé que el viernes anterior había comprado la revista Algarabía del mes de abril de 2010, la cual  incluye el artículo “Ama lo que haces y haz lo que amas” escrito por Bradbury mismo. El siguiente recuerdo me llevó a la radionovela Fahrenheit 451 producida por la Red Radio Universidad de Guadalajara.

Bradbury habla, en el artículo de Algarabía, Revista Algarabía de abril de 2010de su gran amor por los libros, por lo que dedica una buena parte del texto a contar la génesis de Fahrenheit 451: entre otras anécdotas recuerda que cuando él tenía 15 años, el gobierno de Hitler ordenó quemar libros en las calles de Berlín, lo cual le aterrorizó:  “porque yo era un hombre de libros y él estaba metiéndose con mi vida”, dice el escritor.

Dieciséis años después de que la hoguera de libros se consumió en Berlín, Bradbury publicó, en febrero de 1951, el relato corto El bombero, en la revista Galaxy, el cualposteriormente reescribiría y publicaría por entregas en la revista Playboy en 1953 con el título Fahrenheit 451, título con el cual lo conocemos todos actualmente.

Fahrenheit 451 es una crítica al fascismo que llevó a la anti-humana quema de libros, y también es una protesta contra el “Macarthismo“,  la negra etapa en la historia estadounidense en la que varios escritores, intelectuales y creadores fueron perseguidos y hasta encarcelados por sus simpatías con la izquierda. Bradbury, imitando a Jonathan Swift que situó Los viajes de Gulliver en países imaginarios que recordaban a la Inglaterra de la época, libro que  es una visión satírica de la sociedad y de la condición humana, colocó Fahrenheit 451 en una sociedad del futuro, en la cual, entre líneas podía atisbarse al Macarthismo. Además, Fahrenheit 451 puede verse también como un repudio al lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki.
Esta obra se lanzó como novela gráfica a fines de abril de 2010 (anunció El País) por la editorial 451 Editores, en España. Fahrenheit 451 es quizá  una de las obras más conocidas de Bradbury junto con Crónicas marcianas, por lo que  si quieres leer un extracto de la obra puedes bajarlo haciendo clic aquí.
En México, en septiembre de 2009, la Red Radio Universidad de Guadalajara produjo, en el marco del programa The Big Read, la radionovela Fahrenheit 451, la cual podrás  escuchar haciendo clic en los iconos al final de este texto.
En cine, además de la ya conocida versión de esta película, dirigida por François Truffaut en 1966, actualmente el director Frank Darabon, quien ha hecho películas como Milagros inesperados (título en México y basada en The green mile de Stephen King), prepara su versión de Fahrenheit 451 la cual es esperada con ansiedad por quien pergeña estas líneas.

23 comentarios sobre “Fahrenheit 451, un libro incombustible

  1. Definitivamente Nabor, el profundizar sobre el contexto de un libro favorito realza el sabor de la obra. Así como ciertos vinos sacan el sabor de un queso…

    Creo que Fahrenheit amerita otra leída y esta vez no tendrá la sorpresa del descubrimiento, pero tendrá el disfrute del conocimiento.

    Muchas gracias por tu dedicación y la dedicatoria.

  2. Felicidades Nabor, es interesante el trabajo de investigación y resumen de una novela clásica de mi juventud y se agradece la síntesis de ésta para ver el trasfondo y los motivos de Ray Bradbury, pues cuando la leí no tuve esa visión. Igual me sucedió con varias y será un motivo para empezar a retomar desde Cumbres Borrascosas y Titanes de la literatura infantil.
    Saludos.

  3. Quemar libros ha sido una sana diversión para algunos. Primero fue Alejandría.

    Después la revolución de Mao.

    Los nazis -como se menciona en este post – tuvieron también – esos chicos no se iban a quedar atrás – sus grandes quemas y se divirtieron bastante. Vaya que sí.

    La Iglesia ha gozado un tantín quemando la historia. Pregunten a los mayas.

    Lenin, Stalin, Chile, Argentina han tenido sus grandes hogueras de libros. Es como una gran fiesta mundial esa vaina de la quemazón.

    Pepe Carvalho, de la mano de Vásquez Montalbán, quemó unos cuantos libros porque “no le han enseñado a vivir”.

    Ahora supongo nos tocará a nosotros. Los hacedores de Blogs.

    No sé cuando, pero en algún momento alguien y en algún sitio echará nuestros blogs a la hoguera, como si se tratara de asar malvaviscos. O brochetas de pollo.

    Por lo menos en Venezuela vendrán los días de la gran quema de blogs, seguro que vendrán.

    (Nota: Este texto lo publiqué en algún momento en el blog enigmas PRESS en honor precisamente a Fahrenheit 451. )

    1. Te agradezco tu valioso y muy interesante comentario.Esperemos que cuando intenten quemar los blog más de uno ayudemos replicando la información y denunciado la censura. ¿Te imaginas? como la escena final del libro: cada cabeza un libro, cada cabeza, un blog.
      Saludos.

  4. Bien, este es unos de mis libros favoritos y este post me parece de lo más interesante, sobre todo por los audios que definitivamente son un regalo auditivo que tomo de tu parte, gracias.
    A veces me parece estar regresando a esa época, cuando los que se autonombran “social media expert” hablan de que los libros, periódicos, revistas y cualquier ente impreso, están al filo de desaparecer, ¿será acaso un nuevo fascismo? En fin, me quedo con la gran remembranza a la que me llevó este post, muy bueno por cierto. Felicidades Nabor.

  5. Siempre me fascinó esa época nefasta del facismo nazi. Cuando ví que quemaron los libros en una película me sorprendí tanto…yo estaba en el secundario y en la década del 60′ los libros eran lo más importante para los jóvenes de esos tiempos.
    Excelente artículo don Nabor! Saludos

Este blog se alimenta de comentarios. ¡Deja uno (o los que quieras)!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s